martes, 20 de septiembre de 2011

psicoanalisis xD

habeeeer ahora no tengo nada q hacer y la verdad ya me estoy aburriendo de no escribir nada xD muy a pesar de la tanda no puedo dejar en paz mi blog considerando q ahora tengo un elaborado plan par mortificar a mis semejantes xD




Tauro es posesivo, siempre a la búsqueda de seguridad y goce de las alegrías de la vida. Venus, regente del signo, empuja a buscar el placer y la satisfacción de los deseos materiales. Ve la posesión de los bienes como indispensable para conquistar la seguridad material, que pueda asegurarle a él y a los suyos la supervivencia, protegiéndole de todo riesgo. Alcanzará sus metas mediante la tenacidad, la ponderación y la perseverancia. A menudo es un trabajador metódico y fiel, dotado de una gran resistencia tanto física como psíquica, lo que le convierte en un ser muy equilibrado ante los obstáculos y las dificultades. Amante de la buena mesa, del ocio y de la comodidad. Es también un ser instintivo y sano. Sensual y posesivo Sus instintos son imperiosos: sensualidad desbordante, bien instalada en lo real por un capital de salud que puede embrutecerlo en un egoísmo confortable. Tauro está lleno de deseos digestivos, inclinado a engordar, a tragar, a asimilar, a adquirir, a poseer, a conservar, a vivir lo más intensamente posible en el mundo del poseer. La vida es percibida, por Tauro, a través de todos los sentidos: grandes voluptuosidades, amor por la tierra, la Naturaleza... y sus gustos son siempre sanos y sencillos. Es sensual, posesivo en las relaciones afectivas y considera a su pareja como un objeto en propiedad: de aquí los fuertes celos que pueden empujarlo, a veces, a verdaderos actos de cólera violenta. Respetuoso con las tradiciones, es conservador, a menudo moralista, e intenta alcanzar un puesto en la vida respetando las convenciones y reglas sociales. Su amor por el hogar le empuja a invertir el dinero en bienes inmuebles, que le hacen sentirse seguro e inmune a los riesgos tan detestados por él. Si en la carta natal la posición de Saturno es fuerte, el deseo de posesión puede transformarse en avidez y avaricia, con un carácter melancólico e inclinado a la monotonía y al pesimismo. Si, por el contrario, priman Júpiter y Venus, planetas hedonísticos, el amor a los placeres de la vida puede ser muy intenso convirtiéndole en una persona extrovertida, expansiva y optimista, aunque también inclinadas a la exageración en todos los planos de la vida, con escaso autocontrol. El sentido del dinero es, de todas maneras, muy fuerte en ambos casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada